Este jueves fue el veredicto del caso que conmovió a Morteros.


Este jueves se conoció el veredicto del juicio por la muerte de Maximiliano Acosta, quien apareció muerto en la comisaría de Morteros en diciembre de 2011. El proceso se desarrolló en la Cámara Criminal de Tribunales de San Francisco.

Tras una larga jornada de ampliación de testimonios y alegatos de las partes, Darío Romano y Carina Ludueña fueron absueltos de los delitos de omisión en los deberes de funcionario público y homicidio culposo. Por otro lado ordenan investigar a la cúpula de la policía de Morteros del año 2011.

El tribunal fue presidido por el camarista Claudio Requena, como fiscal de cámara se desempeña Consuelo Aliaga Díaz y la familia de Maxi Acosta, constituida en querellante particular, fue representada por el abogado Gustavo Utrera Ramos. En AM 1530 el abogado comentó “para la justicia Boty Maxi Acosta no vivió y no murió”.

Además se conoció que se solicitó a la Fiscalía de Morteros que investiguen al Crio. Inspector Luis Guillermo Ludueña y a Lorena Ludueña por la adulteración del acta el día del arresto de Acosta, como así también a Clemente Sánchez por encubrimiento y a Bernardo Rivera por falsos testimonios.

A la hora de conocer si pueden accionar la familia Acosta por los delitos que se le imputan al resto de los efectivos, el Dr. Gustavo Utrera Ramos señaló “jurídicamente no se puede hacer nada, porque esos delitos que ocurrieron están dentro de otro juicio o sea no podemos participar como querellante particular”.




Comentarios