Le otorgaron la guarda con fines de adopción de dos hermanas adolescentes a un matrimonio que viven en Buenos Aires. Las jóvenes viven en el municipio salteño de Tartagal y hace meses se encontraban en estado de adoptabilidad. La pareja enfatizó que conoce su historia y quiere que sean sus hijas.

En el plazo de seis meses, el matrimonio podrá iniciar las acciones judiciales tendientes a obtener la sentencia de adopción ante el juzgado competente. En tanto, de manera mensual se realizarán informes socioambientales y psicológicos en el domicilio y en el entorno familiar de los guardadores.

El juez autorizó a los guardadores a trasladarse con las menores por los distintos puntos de la República Argentina, y les entregó los documentos de ambas, junto con la documentación que tenía el hogar de Salvador Mazza donde las mismas residían.

Además de la autorización para circular por todo el país con las dos adolescentes, el matrimonio tiene permiso para realizar los trámites necesarios para obtener cobertura médico asistencial y demás beneficios sociales que les corresponda a las dos hermanas.

Durante una entrevista, las hermanas manifestaron su voluntad de formar con una familia con el matrimonio de Buenos Aires. La pareja, por su parte, explicaron que entienden su mundo, su historia, y que asumen formalmente el compromiso de hacerles conocer su realidad biológica en el momento oportuno.