La situación sanitaria de la empresa de minería Mansfield, que opera la mina Lindero en La Puna salteña, generó preocupación en las autoridades sanitarias de la provincia.

Y es que, tras el contagio de coronavirus varios trabajadores, la empresa minera optó por trasladar a la ciudad de Salta a más de 300 empleados desde la localidad de Tolar Grande, para evitar un brote de contagios.

Los mineros, una vez llegados a la capital salteña, se someterán a los estudios que hagan falta para determinar su situación epidemiológica y, mientras esperan los resultados, permanecerán aislados en distintos hoteles del centro. Sin embargo, el pronóstico es que muchos de ellos se encuentran infectados.

Según consigna Saltamasiva, son 315 los mineros que arribaron a Salta a realizarse el test, aunque, de momento, seis de ellos ya dieron positivo, y que, por este motivo decidieron aislar preventivamente a todo el personal hasta tener todos los resultados de los hisopados y PCR.

La situación generó preocupación entre las familias de los empleados mineros, pero desde la empresa intentan llevar tranquilidad y aseguraron que todos están siendo atendidos y a la espera de lo que informen los médicos.