El agua es un recurso básico y necesario para los ciudadanos, sin embargo para los habitantes de la comunidad salteña de Macapillo tenerlo sería un privilegio. Denuncian que hace seis meses se desmoronó un pozo de agua en la zona y desde entonces no cuentan con el servicio.

Los más de cien habitantes del lugar deben traer agua del pueblo más cercano o esperar que el camión cisterna de Aguas del Norte llene los tanques de sus viviendas. Gabriela Juncosa, le contó a FM Profesional, que el agua que le dan desde la empresa prestadora del servicio solo alcanza para consumo personal y no para los animales.

La mujer también relató que pagan $4000 mensuales a pesar de no contar con el servicio de agua potable y que aparentemente sólo abonaron el 20% de las facturas como respuesta al insistente reclamo por su situación. Más allá de los descuentos lógicos en sus boletas, los vecinos reclaman una solución al problema. Necesitan el agua para su consumo pero también para higienizar sus viviendas y los espacios público, un requisito fundamental en las campañas de lucha contra el coronavirus.