El fin de semana un hombre murió dentro de la habitación de un motel ubicado en villa María Ester en la capital salteña. Lo escalofriante de la situación es que la mujer que lo acompañaba, y con la que mantenía relaciones sexuales, aseguró ser su hija.

Durante su declaración, la joven de 32 años admitió ser adicta a las drogas, y que su papá se descompensó mientras tenían sexo después de haber consumido pasta base. El hombre, de 61 años, según publica El Tribuno, padecía diabetes, obesidad e insuficiencia cardíaca como enfermedades de base.

El motel donde ocurrió la tragedia en SaltaGentileza / El Tribuno

Sucedió durante la madrugada del domingo. El hombre y la mujer habrían entrado a la habitación una hora antes del fatal suceso. Ella salió de la habitación, e intentó huir en una moto pero los recepcionistas del motel lograron detenerla, luego llamaron a la Policía. Al llegar al lugar, los efectivos constataron que el sujeto no presentaba signos vitales. Luego el fiscal a cargo de la investigación dispuso la detención de la mujer, también la preservación de los registros de las cámaras de seguridad y declaraciones informativas.

Así retiraron el cuerpo del hombre de la habitación del motel.La Voz

La muerte del hombre dejó al descubierto una oscura y dolorosa historia familiar de incesto por parte de un padre que, según detallan los medios locales, se aprovechaba del estado de vulnerabilidad de sus hijas por su adición a las drogas para abusar de ella.