Con carteles y aplausos, trabadores del Centro Regional de Hemoterapia de la provincia salieron a la puerta de la institución para visibilizar un reclamo que, según cuenta, sostiene desde septiembre del año pasado: estabilidad laboral y mejores condiciones para cumplir con sus tareas. Esto se traduce en su pase a planta permanente y la distribución de insumos.

La supervisora médica del Centro Regional, Roxana Ponce, explicó que las peticiones de los empleados son el bono del año pasado por las actividades de COVID que no llegó a todo el personal, el pase a planta permanente para empleados contratados o temporarios, y la falta de reactivos e insumos para el desarrollo de las actividades. “Actualmente estamos con pocos descartables, bolsas, tubos que son esenciales para la extracción de sangre y para continuar con nuestra actividad”, enfatizó en diálogo con FM Profesional.

Ponce estacó que el Centro provee de sangre a toda la provincia, y además allí se almacena y se realiza la transfusión de plasma a pacientes con COVID-19. “No atendemos pacientes pero les brindamos materia prima para cirugías, accidentes, tratamientos oncológicos, hemorragias”, ejemplificó, y agregó que actualmente trabajan con poca cantidad de bolsas, que estiman alcanzarán hasta el sábado.