Sigue la polémica entorno a una supuesta fiesta clandestina realizada el fin de semana pasado en la casa del músico, Kike Teruel, en el barrio Tres Cerritos de la Capital salteña. Ahora se sumaron denuncias cruzadas entre el folclorista, quien niega la realización del evento, y familiares de dos jóvenes que denunciaron agresiones por parte del hijo de Teruel.

La madre y la tía de un joven denunciaron que los presuntos damnificados fueron golpeados y amenazados por los Teruel durante la fiesta que fue entre el viernes a la noche y el sábado a la madrugada. La familia Teruel, por su parte, denunció que se trató de una reunión de 11 amigos donde cayeron los dos jóvenes involucrados sin invitación y una vez adentro empezaron a tener actitudes fuera de lugar y se les pidió que se retiraran.

“Hay denuncias cruzadas. Dos chicos dicen que llegaron a la casa por intermedio de una amiga en común con Felipe Teruel. Señalan que en la reunión los empezaron a discriminar y eso motivó que se retiraran. Luego, que de la nada fueron agredidos en la vía pública”, sostuvo el fiscal del caso Ramiro Ramos Ossorio a El Tribuno.

Por otra parte, trascendió que el propio Kike Teruel denunció a la familia de uno de los chicos- Aseguró que fueron a su casa y lo amenazaron, insultaron y, al retirase, según su testimonio, rompieron el auto de un familiar que estaba estacionado en la puerta del domicilio.