Dos niñas, tía y sobrina, ambas de 13 años, sueñan con dejar de ser internas en hogares del Estado para ser adoptadas por una familia. Las adolescentes cursan séptimo grado de la escuela primaria, una de ellas en una escuela especial. La Justicia abrió una convocatoria pública para encontrar padres adoptivos para las dos chicas. En el caso interviene el juez de Primera Instancia en lo Civil de las Personas y Familia de 2ª Nominación, Víctor Soria.

Matías Palomo, coordinador de equipos de la Secretaría Tutelar de la Corte de Justicia de Salta, en diálogo con el programa “Sin filtro” de Radio Salta, contó que las niñas son “tía y sobrina, las dos tienen 13 años, se reconocen más desde un vínculo fraterno, casi como hermanas. Y las dos tienen un retraso mental moderado”.

Desde un principio, la idea era que ambas seas asignadas al mismo hogar pero hasta el momento no fue posible, es por eso que el juez decidió avanzar en la búsqueda por separado. “Después, cuando ambas estén insertas en una familia adoptiva, se trabajará un protocolo de vinculación”, dijo.

Al ser consultado sobre lo difícil que resulta concretar adopciones de niños con alguna discapacidad o patología, aparte de la edad, Palomo señaló: “Compartimos con el resto de las provincias del país el perfil de los que están inscriptos para adoptar, buscan no más allá de la franja de los 3 y 4 años, chicos sin ninguna patología, sin ninguna discapacidad”.

“Las niñas tienen un gran potencial como cualquier criatura, tienen deseos, aspiraciones, lo que necesitan es un ambiente familiar, no institucional”, manifestó el psicólogo.