“Las unidades carcelarias en Salta están colapsadas”, manifestó el defensor General de la provincia, Pedro García Castiella, quien días atrás visitó la cárcel de mujeres y seguirá recorriendo otros penales de la provincia. El funcionario explicó que esto se debe a “las demoras de los trámites en los tribunales de ejecución y en los procesos penales”.

En este sentido, García Castiella plantea una reforma procesal penal como solución al colapso de internos en las cárceles. “Las primeras etapas son las que más demoran. Hay personas que tienen una primera denuncia y están detenidas tres meses en la Alcaidía General cuando podrían estar una semana. A veces los fiscales piden la prisión preventiva para no entorpecer la investigación pero hay casos en los que la investigación está agotada”, opinó en una entrevista con el periodista Ángel Mansilla de Central Policial.

La reforma planteada por el Defensor General consiste en invertir la pirámide del sistema penal. “Hoy en día tenemos muchísimos jueces de juicio y pocos de garantía, y todo llega a juicio. Si esa pirámide se invertiría, se resolvería en Garantías aquellas situaciones que no necesitan llegar a juicio. De esta manera los Tribunales de Juicio se ocuparía de los delitos más pesados. Hoy ocupan los tribunales de juicios cuestiones de poca entidad. Esto no implica abrir las cárceles ni se garantistas sino mayor economía procesal, diligencia y rapidez. Así sería más oxigenado el sistema penal”, recomendó y confirmó que actualmente en Salta hay 8 jueces de garantías “que están colapsados” y más de 30 en el Tribunal de Juicios.