El domingo por la madrugada, en la ciudad de Orán, policías que patrullaban en inmediaciones de calle Moreno, entre Egües y Güemes de esa ciudad, detectaron que se una obra en construcción se escuchaba música a todo volumen. Cuando se aproximaron vieron además gente en la calle y adentro de la vivienda que participaban de una fiesta clandestina.

Ante esta situación, los uniformados se dispusieron a identificar a las personas que incumplían con las restricciones vigentes impuestas por la situación sanitaria. En esa instancia el acusado, Aaron Emiliano Rebollo, se puso violento y comenzó a insultar a los policías, argumentando que estaban festejando su cumpleaños con amigos.

Ante la resistencia de Rebollo, comenzó un forcejeo y este golpeó a uno de los efectivos, le partió el labio y le rompió algunos dientes. Además, desde el interior de la vivienda en la que se realizaba la fiesta comenzaron a arrojar botellas y otros elementos contundentes hacia los policías, por lo que debieron pedir refuerzos.

El acusado fue demorado tras oponer resistencia y amenazar a los uniformados. Se lo trasladó al hospital local para su revisación médica, donde se indicó que no presentaba lesiones.

La fiscal penal 1 de Orán, Daniela Murua, imputó a Aaron Emiliano Rebollo como autor de los delitos de atentado contra la autoridad y violación de las medidas sanitarias vigentes en concurso real.

La fiscal Murúa solicitó al Juzgado de Garantías en turno que el acusado permanezca detenido mientras se cumplen diversas medidas solicitadas.