Mientras el juicio por el asesinato de Jimena Salas atraviesa su recta final, su pareja, Nicolás Cajal, imputado por encubrimiento agravado, lamentó que no se juzgue a los verdaderos responsables del hecho, y defendió su inocencia. “Siempre colaboré con la Justicia”, aseguró.

Comienza la última semana de juicio por el asesinato de Jimena Salas.(Fiscales Penales)

La etapa testimonial del juicio en contra de Sergio Vargas, acusado de partícipe secundario del asesinato, y Cajal, termina este viernes 21 de mayo. Hasta el momento declararon familiares de los acusados y vecinos de Vaqueros, también especialistas que intervinieron en la investigación. En una entrevista con FM Profesional, Nicolás Cajal manifestó su dolor por condena social que enfrenta desde hace años, y explicó que la decisión de cremar el cuerpo de Jimena respondió a un deseo que ella le había manifestado en algún momento.

Al ser consultado sobre la parte de su declaración en la que reconoció haberle sido infiel a su mujer, Cajal señaló que el plano personal y la intimidad de la pareja no tiene nada que ver con el crimen. Por último, contó que continúa viviendo en la misma casa donde ocurrió el hecho, por recomendación de especialistas que trata a una de sus hijas que padece autismo. “La realidad es que me están acusando injustamente. Soy inocente, siempre colabore con la Justicia”, remarcó.