Una vez más, el agua en el norte de la provincia de Salta fue noticia, luego de que se detectara materia orgánica en una cisterna que alimenta un 40% de la población de la ciudad norteña de Embarcación, departamento de San Martín.

A raíz de las reiteradas quejas de los vecinos de la ciudad, quienes denunciaron que el agua potable tenía mal olor y mal gusto, el Ente Regulador de Servicios Públicos de Salta realizó pruebas sobre las cisternas de diferentes localidades para investigar el origen de estas características no deseadas.

Esto se dio en el marco de las protestas de vecinos de Morillo, quienes tomaron el edificio de Edesa y Aguas del Norte demandando un servicio digno por parte de las empresas, a raíz de lo cual el Ente Regulador decidió intervenir y dialogar con los vecinos de diferentes localidades.

Las pruebas llevadas a cabo por el Ente Regulador arrojaron resultados alarmantes: en la cisterna La Quena, que provee de agua potable a un 40% de la población de Embarcación, se detecto la presencia de materia orgánica en forma de aceite.

En diálogo con VíaSalta, voceros de la institución constataron los hechos y aseguraron que el problema fue resuelto inmediatamente, pero que pudo haberse originado por los años de sedimento del río acumulados en la cisterna.

Si bien este hecho se trataría de un problema de mantenimiento y algo completamente circunstancial, los departamentos del norte de Salta lidian día a día con problemas derivados de la falta de agua potable en los lugares más recónditos, donde todos los años mueren niños de comunidades originarias de causas no solo relacionadas con la desnutrición, sino de la falta de acceso al agua potable.