“Las restricciones son para todos los salteños, no para unos sí y otro no”, subrayó al gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, sobre la aglomeración de militantes K que el miércoles a la noche fueron al Monumento a Güemes para saludar al presidente Alberto Fernández durante el homenaje por el Bicentenario de la muerte del Héroe Gaucho.

La movilización de seguidores k se desplazó por el lugar, con banderas y pancartas, sin que ningún control la detenga cuando se supone que se debe respetar el protocolo de distanciamiento. Esta situación indignó al presidente de la Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes, Francisco Aráoz, que acompañaba la “Guardia bajo las estrellas” pero que decidió retirarse del lugar. Días atrás, el COE había suspendido en desfile para evitar aglomeración de gente, y los gauchos respetaron la decisión.

Al respecto, el gobernador Gustavo Sáenz no ocultó su malestar y aseguró que alguien se tendrá que hacer responsable. “Yo he pedido que nos digan quienes son los responsables de esto porque me pareció una falta de respeto a los salteños y a todos los que no pudieron participar de este homenaje”, sostuvo. El mandatario provincial aseguró entender el enojo de Aráoz. “No logré hablar con Aráoz pero entiendo su enojo, su molestia porque las restricciones vuelvo a repetir son para todos los salteños, no para unos sí y para otros no”, finalizó.