Una pareja insultó y golpeó a la chofer del corredor 2G de SAETA luego de que no la dejara subir a la unidad porque ya había alcanzado la capacidad máxima establecida por el protocolo biosanitario. La agresión fue el sábado a la noche, y la mujer terminó lesionada.

Los jóvenes intentaban subir al colectivo cuando la conductora advirtió que no había más espacio. Uno había logrado subir pero ya no había espacio para su pareja. Entonces, en lugar de bajarse se enojaron y comenzaron a insultar a la chófer. Segundos después le repartieron golpes de puño mientras ella intentaba defenderse. Para su suerte, la protegió la cortina de plástico que desde el inicio de la pandemia está al costado del asiento del conductor.

La pelea terminó con dos jóvenes demorados, y la mujer golpeada. La unidad quedó estacionada en la parada donde se desató la gresca y los pasajeros tuvieron que descender. Algunos tomaron el colectivo siguiente, que también venía repleto, según relata El Tribuno, o buscar otras alternativas para desplazarse por las demoras en frecuencias del colectivo. Así, quedó en evidencia que por el protocolo contra el coronavirus faltan unidades en horarios pico, por ejemplo cuando cierra el comercio del centro y los vendedores particulares comienzan a retirarse a sus casas.