El domingo por la tarde personas que buscaban comida en inmediaciones del basural de San Ramón de la Nueva Orán, encontraron un bebé muerto y envuelto en una remera vieja. Horas más tarde, efectivos policiales constara ron que tenía heridas de arma blanca en el cuerpo.

Con el correr de las horas y la investigación en curso, se estableció que la muerte se debió a un presunto “homicidio” contra un bebé varón que tenía siete meses de gestación. Lo que hasta el momento no se sabe es si el pequeño fue asesinado tras nacer o nació sin vida.

Cerca del mediodía del miércoles, el cuerpo de la víctima fue examinado en la morgue judicial del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, donde se le efectuó la autopsia y la profesional de la salud del CIF determinó que el deceso del supuesto bebé fue por un “hemotórax bilateral y hemopericardio con lesiones de arma blanca”.

Luego de efectuada la autopsia, desde la Fiscalía solicitaron el levantamiento de muestra umbilical, además de secuestrar la remera que utilizaron para envolver al feto o bebé. Labraron el acta de defunción y el cuerpo de la víctima fue trasladado al hospital San Vicente de Paúl para su entierro y posterior inhumación.