La empresa de electrodomésticos Garbarino atraviesa una fuerte crisis económica, que repercute en sus sucursales distribuidas en todo el país, entre ellas la de Salta. Este miércoles, los empleados decidieron salir a la calle y visibilizar la situación de incertidumbre en que viven. Sostienen que no pueden trabajar y que les deben meses de sueldo.

El vocero de los trabajadores, Marcos Varela, contó que muchos empleados renunciaron, otros están suspendidos y los que aún continúan contratados decidieron hacer paro de actividades en reclamo de la incertidumbre laboral que mantienen. “Desde el lunes estamos de paro esperando que la empresa se digne a decirnos cuándo nos va a pagar, cuánto van a ser los aportes. Los dirigentes de la compañía no tienen intenciones de entablar conversaciones”, denunció el empleado de comercio. “Al parecer los dueños buscan que los trabajadores se agoten para retirarse de manera voluntaria”, agregó.

Varela contó además que las audiencias con la Secretaría de Trabajo fracasaron. “Hoy estamos como el comienzo, sin ningún tipo de respuesta. Juan Carlos Rosales, el titular de Garbarino, es el causante de todo lo que nos está pasando. Su idea es llevar toda la venta a internet, considera que el local es muy grande y no le interesa mantenerlo, en cualquier momento lo van a cerrar y van a quedar todos los compañeros suspendidos, sin goce de sueldo”, remarcó.