El convento San Bernardo, uno de los edificios más antiguos de Salta, sufrió la caída de una parte del techo. Según confirmaron desde el área de Patrimonio Cultural de la Provincia se debió a una filtración de agua que se reparó hace un tiempo pero que igual dañó el cielo raso.

El subsecretario de Patrimonio Cultural, Diego Ashur, confirmó la situación y explicó que todavía no pueden arreglar el daño porque el convento San Bernardo es un Monumento Histórico Nacional y no está permitido realizarle ningún tipo de modificación sin los permisos correspondientes. En el análisis de las posibles soluciones para intervenir el templo, construido a finales del siglo 16 y comienzos del 17, trabaja la Secretaría de Obras Públicas junto la Comisión de Preservación.

Una de las propuestas es reemplazar las maderas del techo que no están en buen estado, pero para evitar arruinar la decoración arquitectónica, el Gobierno contrató a una especialista en arte decorativo que llegará a Salta el próximo 11 de marzo. El convento San Bernardo es una de las más preciadas reliquias de la cultura salteña, que está emplazada en pleno centro, a pocas cuadras de la Plaza 9 de Julio.