Desde hace un mes y medio, Catalina Segundo de 84 años se encuentra internada en el hospital Joaquín Castellanos, de General Güemes. La mujer es de Campo Santo, de una familia humilde que subsiste de las tareas del campo, y necesita urgente un marcapasos.

Una de sus hijas, Graciela Segundo está cuidando de ella en la sala de internación del hospital, e inició la campaña para poder conseguir que alguna persona o institución pueda ayudarlas. El marcapasos tiene un costo de alrededor de $ 260.000, y les es imposible alcanzar ese monto. Por esta razón, además del costo de la internación, necesitan encarecidamente ayuda de la comunidad.

Su familia necesita un gran monto para poder comprarle un marcapasos, además de ayuda para tramitar su documento de identidad.archivo

Como les informaron desde el hospital San Bernardo, por cada día que esté internada les cobrarán $ 10.000, y puesto que deberá ocupar una cama por los menos tres días tras la operación, se sumarían otros $ 30.000 al gasto. Además, para la colocación del marcapasos deberán abonar otros $ 34.000 a la suma total.

El costo total del aparato cardíaco sube entonces a unos $ 324.000, y aunque los nueve hijos de Catalina se encuentran intentando sumar sus propios aportes, es demasiado dinero para una familia humilde. Su única esperanza es recibir ayuda de la comunidad. Por el momento, el estado de salud de Catalina es altamente delicado, y no puede regresar a su hogar para esperar la operación, por lo que continúa internada.

Su familia necesita un gran monto para poder comprarle un marcapasos, además de ayuda para tramitar su documento de identidad.archivo

Es una mujer indocumentada

Catalina nació en Bolivia, y se trasladó a sus 7 años a Campo Santo con su padre tras el fallecimiento de su madre. En esa instancia, trajo consigo una constancia provisoria para hacer los trámites al llegar a Argentina para tener un documento de identidad.

Sin embargo, llegados a Campo Santo se olvidaron de realizar los trámites, o tal vez no pudieron hacerlos por no ser un documento legal para realizar el proceso. Pasaron los años, y nunca pudo modificar su situación de persona indocumentada.

Su familia necesita un gran monto para poder comprarle un marcapasos, además de ayuda para tramitar su documento de identidad.el tribuno

Como explica Graciela, sus hijos intentaron rastrear un posible lugar donde estuviera asentada para hacer los trámites del documento, pero no encontraron nada en Bolivia, Salta ni Jujuy. Esto hace que sea casi imposible conseguir ayuda de Provincia o Nación: según la constancia que trajo, nació un 17 de octubre y tendría 84 años; solucionar el problema necesitaría la ayuda de un abogado, el cual tampoco pueden costear.

Desde muy chica, Catalina se dedicó al trabajo. Nunca pudo ingresar a un colegio, y toda su vida transcurrió en el campo, por lo que nunca tuvo acceso a los beneficios de cualquier ciudadano. La familia pide entonces ayuda también por si algún vecino solidario puede colaborar con esta situación.