Después de la polémica entre la subsecretaria de Control Comercial y la Policía por la instalación de manteros en calle Urquiza el 24 de diciembre pasado, el intendente Gustavo Sáenz reconoció que hubo "descoordinación" entre funcionarios municipales. Pidió también que la situación no se repita.

Gustavo Sáenz. (Web)

Ayer el subsecretario de Control Comercial, Nicolás Avellaneda, afirmó que la Policía "lo dejó solo" en el control de los manteros. Hoy el jefe comunal le respondió: "hay que trabajar para que no te dejen solo".

"Control Comercial trabaja bien, es una de las mejores áreas, pero hay cosas que nos superan, sobre todo a fin de año", remarcó Sáenz.