El Fiscal Sergio Federico Obeid sostuvo que la nueva acusación surge por la declaración de la segunda víctima, Carla Morales.


Entre los argumentos presentados por el fiscal penal Sergio Federico Obeid a tal efecto, reveló que si bien la segunda víctima tenia entonces una cierta inclinación sexual y el ex cura Emilio Lamas estaba al tanto, no había tenido ninguna experiencia carnal, hasta que el entonces presbítero la penetró en la parroquia de Rosario de Lerma.

Juan Carlos García y Carla Morales. (Web)

En su declaración, la víctima dijo que en aquella ocasión, Lamas la llevó a la iglesia con la excusa de “rezar”, pero la accedió carnalmente, acto al cual no ofreció resistencia, pero sintió temor.

“La damnificada expuso que se encontraba con miedo a que el acusado la lastime”, expresó Obeid en referencia al acto sexual. Según lo relatado por la denunciante, y por los detalles aportados del hecho, el fiscal llegó a la conclusión de que lo sucedido “afectó de manera prematura la libertad de la víctima a su elección sexual”.


Por estos argumentos y otros expuestos en la declaración de la víctima, el fiscal amplió la acusación por el delito de “corrupción de menores agravado por la guarda”, y la acusación se formalizará el lunes en la fiscalía panal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual.






Comentarios