El diputado Nacional por Salta aseguró que creyó que la sesión estaba caída cuando protagonizó la escena escandalosa que fue transmitida en vivo en el Congreso.


Es tendencia en Twitter, los medios locales y nacionales están prendidos fuego, nadie habla de otra cosa que del bizarro suceso que tuvo lugar en plena sesión virtual en el Congreso de la Nación Argentina.

Y es que mientras diputados sesionaban, se vio en la pantalla grande de la Cámara chica el momento exacto en que el diputado nacional por Salta, Juan Emilio Ameri, perteneciente al Frente para la Victoria, protagonizaba una escena sexual con su pareja.

Minutos antes de presentar su renuncia, el exdiputado por Salta dijo en diálogo con TN: “Fue grave, realmente. Me hago cargo. Me da mucha vergüenza”.

 “Vivimos en un monoambiente, es muy chico. Aprovechando que estaba caída la sesión, vi que mi pareja salió del baño y le pregunté cómo estaba, por la operación que se realizó hace poco para colocarse prótesis mamarias”, explicó el exdiputado Nacional, al borde de las lágrimas.

“En ese momento se sentó conmigo y le di un beso en el seno sin percatarme de que había vuelto la conexión. Fue un momento de intimidad con mi pareja que se filtró. Fue grave, realmente, me hago cargo y me da mucha vergüenza. Me angustia mucho lo que está pasando”, expresó mientras se quebraba frente a las cámaras de TN.

“Le pido perdón a la ciudadanía, a mi familia, a mi pareja, por toda esta situación”.

“Quiero pedirle disculpas a mi mamá, mis hermanas, a mis hijas, con quienes todavía no hablé, a mis compañeros y compañeras”, continuó Ameri.

El funcionario, muy sentido, recalcó sobre la difícil situación por la que está pasando, pero aseguró que está aquí “para hacerse cargo”. “La política tiene estas cosas, donde uno se equivoca, paga. Yo me equivoqué y tengo que pagar. Son errores humanos, hubo compañeros que se han dormido, otros que no se dieron cuenta de que la cámara estaba prendida y se cambiaban la ropa”.

Por otra parte, aseguró no tiene ninguna denuncia por acoso ni violencia, y que se trató de un fake news. A pesar de que la joven en cuestión hizo circular unos chats comprometedores y hubo denuncia mediática, desde el Ministerio Público Fiscal de Salta constataron que no hubo denuncia formal por acoso, pero sí por supuestas amenazas, daños y otros delitos.




Comentarios