Desde el Hospital de Orán, una enfermera expuso la situación desesperada que se vive en el norte por falta de insumos para luchar contra el coronavirus.


La situación actual del hospital San Vicente de Paul en Orán preocupa a las autoridades de todo el país, por su falta de insumos para atender la demanda de pacientes de coronavirus. No tienen respiradores, camas, médicos ni insumos suficientes.

Ramona Riquelme es una enfermera de terapia intensiva y de emergencias, así como también dirigente adjunta de la Asociación Trabajadores del Estado, y fue quien expuso la situación desesperante que viven cada día en diálogo con Radio con Vos, y en otros medios como A24.

El reclamo de una enfermera salteña: pacientes compran sillones en el supermercado por falta de camas (Facebook Ramona Riquelme)

“El supermercado de enfrente del hospital se está haciendo rico porque la gente compra los sillones para que los pacientes puedan estar en postura semisentados, ya que nosotros no tenemos camas”, explicó la empleada.

Además, la enfermera explicó que cada día empeora la situación, y que se encuentran defraudados por el gobernador Gustavo Sáenz. “El Presidente ha mandado un avión Hércules, pero nosotros no tenemos aeropuerto para que aterrice y deposite lo que lamentablemente era para nosotros”, agregó.

Ramona remarcó que hay un video donde se escucha claramente al mandatario de la provincia diciendo que no se envíen respiradores a Orán, aunque “nosotros estamos desesperados por los respiradores”, como enfatizó la enfermera. Habló también de los médicos que enviaron desde Buenos Aires, que tampoco son suficientes para cubrir la necesidad.

“No tenemos camas, estamos colapsados. No estamos al límite como dicen, estamos colapsados”.

Además, Ramona ilustró la situación con un relato estremecedor: “en menos de 48 horas el coronavirus se llevó a tres personas de una misma familia”, incluyendo a un enfermero del hospital. Advirtió que dentro del hospital hubo 200 muertos, pero no se están contabilizando a quienes mueren en sus casas, sin testeos.

También habló de la situación mortuoria: “la cámara de refrigeración de la morgue del hospital no soporta más que dos cuerpos y no tiene la temperatura óptima como para mantenerlos”. Aquellos que pueden acceder al servicio para cremar el cuerpo, por tener una obra social, tienen que recorrer 270 kilómetros para hacerlo; y que entierran más de tres cajones en una misma fosa.

“Un paciente de COVID cuando entra a terapia intensiva nunca más tiene contacto con su familia”, explicó, agregando que “la terapia está toda ocupada” y “a Orán no llegó nada de lo que envió el Presidente”.

“El país se olvidó de que nosotros necesitamos ayuda. El hospital tiene 40 años de servicio y nunca se compró material quirúrgico. No tenemos nada”.

La enfermera también explicó que los pacientes traen el oxígeno de su casa, y en el centro de salud tienen dos manómetros donde se ponen dos vías para abastecer a dos pacientes con un mismo tubo. Manifestó que también tienen pésimas condiciones laborales: “una enfermera que es monotributista gana $ 13 mil por mes, y una de planta gana entre $ 25 mil y $ 35 mil”.

El personal está saturado, y por mes se hacen 800 estudios para medir la oxigenación en sangre, mientras que antes se hacían 40 veces. De los médicos enviados por Nación, dos trabajan en el hospital, pero el resto están haciendo censo y agregó que el hospital de campaña fue preparado por los trabajadores, “con las donaciones que el pueblo hizo”.

Resaltó que “el Presidente se tiene que enterar que no han llegado las donaciones”, advirtiendo también que el Norte le dio el voto por ser peronistas, “pero hoy no somos nada, somos una lacra para el Gobierno”. Terminó diciendo que le gustaría dialogar con el presidente para decirle que “cuando necesitás un voto venís por nosotros con un bolso de comida, ahora nosotros necesitamos la vida”.

El reclamo de una enfermera salteña: pacientes compran sillones en el supermercado por falta de camas (Facebook Ramona Riquelme)




Comentarios