La preocupación en la frontera de Salvador Mazza con Bolivia persiste. Si bien se intensificaron los controles, todavía hay gente de nacionalidad boliviana que ingresa al país por pasos ilegales.

Cansados y preocupados por la situación, los propios vecinos de la zona filmaron el flujo de gente que transita por entradas clandestinas, a las que ellos mismos denominan como peatonales, como el caso del paso no habilitado El Chorro. Los videos circularon por las redes sociales a modo de denuncia pública.

Semanas atrás, el gobernador Gustavo Sáenz reconoció que el ingreso de gente por la frontera es importante y que se trabaja para tratar de tener un mayor control. Es por eso que se reforzó la zona con una mayor cantidad de policías, también personal del Ejército y Gendarmería aunque al parecer las medidas no alcanzan porque la gente sigue utilizando la clandestinidad para pasar de Bolivia a Argentina.