A la vez que anunció el endurecimiento de los controles, Gustavo Sáenz expuso que en esta instancia no hay fundamentos para volver a la fase 1.


A pesar de los pocos casos que comenzaron a sumarse en los últimos días en la provincia de Salta, y que generaron cierta expectativa con respecto a las medidas que tomaría el Gobierno Provincial, las autoridades informaron que Salta continúa en la fase de distanciamiento social.

Por medio de un anuncio, el gobernador Gustavo Sáenz expuso ante todos los salteños que se restringirá el acceso a las áreas comerciales en ciudades de más de 30 mil habitantes: Salta, Orán, Tartagal, Güemes y Metán, deberán acatar las nuevas medidas.

En este marco, se volverá el método de DNI par e impar para circular por las áreas comerciales, y se intensificarán los controles sobre el uso obligatorio del barbijo y el distanciamiento como medida preventiva contra el COVID.19.

“Hay una gran relajamiento de la sociedad y eso nos preocupa. La gente está saliendo a buscar el virus”, manifestó el mandatario provincial, pero aclaró que “no hay fundamentos para regresar a la fase 1”.

“Las salidas serán con el sistema de DNI pares e impares durante una semana, para ver cómo se comporta la mayoría de los salteños. Esta medida abarca a los supermercados, centros comerciales, ferias y galerías”, dijo Sáenz.

A partir de este lunes, las personas con DNI finalizado en número par podrán circular en esos lugares los lunes, miércoles y viernes, mientras que aquellas con número impar podrán hacerlo los martes, jueves y sábado.

Esta medida se extendería, en principio, hasta el domingo.




Comentarios