En tiempos de cuarentena, no todo es incumplir el aislamiento, ya que el crimen no parece dar tregua, y preocupan especialmente los casos de violencia doméstica o, como en este caso el abuso sexual, esta vez en una comunidad originaria del norte de Salta.

La fiscal de Violencia Familiar y de Género de Tartagal, María Lorena Martínez, imputó a un hombre de 22 años, por la supuesta comisión del delito de abuso sexual con acceso carnal, en perjuicio de una menor de 13 años, perteneciente a una comunidad originaria.

El imputado, según consta en las actuaciones de la fiscalía, se presentó en Misión Asamblea de Dios, del paraje Dragones, dependiente del municipio Embarcación, ubicado en el departamento General José de San Martín, en el norte de la provincia, y allí amenazó a la menor y se la terminó llevando a un descampado, donde la sometió sexualmente.