Las medidas preventivas para frenar el avance del coronavirus en Salta son cada vez más rígidas y demandan el compromiso de los ciudadanos de cumplir con el aislamiento social. "Pedimos a la gente que se quede en su casa", enfatizó el el ministro de Seguridad Juan Manuel Pulleiro, en una conferencia este mediodía desde el Centro Cívico Grand Bourg.

El funcionario enumeró y explicó cada unas de las nuevas restricciones que rigen tras la confirmación del primer caso de coronavirus en la provincia. Pulleiro fue determinante al remarcar que los únicos habilitados para trabajar son los locales de venta de alimentos (supermercados y almacenes) y farmacias. "Ya restringimos shoppings, restaurantes, bares y todos aquellos lugares que inciten a la aglomeración de personas", agregó.

Pulleiro remarcó que los comercios de otros rubros que no sean de alimentos y farmacias deberán permanecer cerrados. Por otro lado destacó que la Policía controlará los espacios públicos para evitar su uso. "Suspendimos las clases y la gente salió a buscar esparcimiento. Pedimos que la gente se quede en su casa para evitar el traslado del virus", manifestó.

Por otro lado, se colocaron vallas en el acceso vehicular al centro salteño en las calles San Martín, Belgrano, Bicentenario y Sarmiento. También hay controles en las tres fronteras de Salta, y en el acceso a las ciudades.  "Nos restringimos la libertad de movimiento pero pedimos que eviten los traslados entre pueblos", finalizó.