Mauricio Macri y Juliana Awada se sentaron junto a Juan Manuel Urtubey e Isabel Macedo, en la apertura del último día de los festejos en honor al Señor y la Virgen del Milagro.


A las 10 comenzó la última misa en el cierre del Triduo, como se conoce los tres días de oraciones en la Catedral de Salta, en honor al Señor y la Virgen del Milagro, ocasión que convoca a miles de miles de fieles al centro de la ciudad de Salta, para rendir homenaje a los santos patronos.

La plaza 9 de Julio se encontraba colmada de feligreses, y entre ellos el presidente de la Nación, Mauricio Macri y su mujer, Juliana Awada, que respondieron a una invitación del arzobispo de Salta, Monseñor Cargnello, a participar de la misa.

La llegada del presidente de la Nación generó polémica en la Iglesia salteña, ya que muchos sacerdotes manifestaron su desacuerdo en que forme parte de los festejos locales, argumentando que empañan el objetivo del evento.




Comentarios