Son alumnos de la escuela de Educación Técnica 3.137 Martina Silva de Gurruchaga coordinados por un grupo de profesoras.


Peregrinos que caminan desde los lugares más remotos para llegar al Señor y la Virgen del Milagro. Voluntarios que se preparan para recibirlos y ayudarlos en lo que haga falta. El Milagro conmueve por la fe y devoción de los feligreses, y también por los gestos solidarios que se multiplican a su alrededor.

Un ejemplo son los estudiantes de tercer y cuarto año de la escuela de Educación Técnica 3.137 “Martina Silva de Gurruchaga”. Con la ayuda de sus profesoras, confeccionaron novenas en braille para las personas no videntes. El miércoles a la tarde entregaron cuatro ejemplares en la Catedral Basílica.

Este proyecto educativo y solidario se gestó en 2018 por iniciativa de la docente Beatriz Calisaya. En esa primera experiencia, los chicos y chicas hicieron seis novenarios que donaron a la sala Olga Yáñez para personas con discapacidad visual de la Biblioteca Provincial Victorino de la Plaza.

Este año se sumaron las profesoras Norma Humano y Silvana Mendoza, y participaron alrededor de 30 estudiantes secundarios. Además de las seis novenas que dejaron en la Catedral, hicieron diez más que llevarán a otros municipios. “La idea es que las personas nos videntes se acerquen a la iglesia de su ciudad y encuentren una novena adaptada para ellas. De esta manera no tendrán que depender de alguien que se las lea en voz alta”, conto Norma Humano a Vía Salta.

Inclusión y fe: estudiantes salteños hicieron novenas del Milagro para ciegos

Novena completa y en dos tomos

Cada letra del sistema braille para ciegos mide un centímetro, es decir que el tamaño de estos novenarios inclusivos es mayor al de los cuadernitos tradicionales. Los textos fueron impresos en la Escuela de Educación Especial “Corina Lona” y los alumnos de la “Martina Silva de Gurruchaga” confeccionaron las tapas, que son íntegramente artesanales.

“La idea es que cada tapa sea diferente. Trabajamos con materiales reciclables. Algunos llevamos de nuestras casas y también tuvimos la ayuda de empresas que se sumaron al proyecto como Gasnor, que nos donó elementos para trabajar, y Eterna que nos regaló la pintura a la tiza para darle color a las tapas”, destacó la docente.

Los novenarios especiales están divididos en dos tomos. Uno contiene toda la historia del Señor y la Virgen del Milagro y la otra agrupa los rezos y los himnos a los Santos Patronos. “Los enriquecedor del trabajo es que los chicos dimensionaron lo que significa ser no vidente y la importancia de la inclusión para ellos. Aprendieron su lenguaje y fue muy gratificante”, finalizó Norma.

El trabajo social de la comunidad de la Escuela Técnica 3.137 planea seguir creciendo y llegar a otros espacios. Por ejemplo, ahora quieren hacer cartas menú de los restaurantes, también en braille.




Comentarios