Diez alumnas del colegio Arturo Illia denunciaron que fueron amonestadas por usar pañuelos verdes. Desde la institución dieron otra versión, pero aún así, la sanción quedó en suspenso.


Luego del escándalo a nivel nacional por las amonestaciones que impartieron a diez alumnas del colegio salteño Arturo Illia, la institución decidió suspender la sanción.

Las alumnas habían denunciado que fueron amonestadas por manifestarse en horario de recreo con pañuelos verdes. Desde la institución aclararon que el motivo de la sanción fue que pasado el horario del recreo, las jóvenes no habían ingresado a clase, e instigaban a los alumnos que ya se encontraban dentro de las aulas, a salir y manifestarse.

Desde la institución aseguraron que desde el año pasado que los alumnos ingresan al edificio con pañuelos verdes o celestes, y que jamás sancionaron a ninguno por manifestar su ideología, “a menos que causen incidentes”.

El incidente generó tal revuelo que desde la institución debieron mostrar las cámaras de seguridad donde se ve el horario en que las jóvenes están en el patio. Aún así, las imágenes fueron puestas en duda por las alumnas.

“Para demostrar que habían entrado tarde al curso, mostraron tan solo una cámara de seguridad y las chicas están dudando si esas imágenes no fueron modificadas, porque no coinciden para nada las horas que aparecen con la hora en que ellas realmente entraron al curso”, indicó un alumno.

Los alumnos de la escuela Arturo Illia pidieron que se respeten sus derechos a manifestarse, colgando carteles en la institución. (Web)

Cabe recordar que hace no mucho tiempo, sancionaban a los alumnos con amonestaciones por tener el pelo un poco largo, tener las uñas pintadas con esmalte transparente, o tener las medias bajas, ni hablar por negarse a volver a clase una vez finalizado el recreo.

Llama la atención que en estos tiempos, impartir amonestaciones por la causa que sea, justa o injusta, sea tema de debate nacional, en donde una institución que se encarga de educar y poner ciertos limites, deba salir a dar explicaciones con cámaras de seguridad para justificar la razón de una sanción a un alumno, resultando en que los alumnos tienen derecho a decidir cuando pueden o no ser sancionados.




Comentarios