Un feto se había formado en su interior y, al nacer, tuvieron que hacerle una cesárea.


Una mamá dio a luz a una beba que tenía otro feto en su vientre. El hecho ocurrió en Barranquilla, Colombia, y volvió a poner en boga los casos de gemelos parásitos

No es la primera vez que se conoce un caso similar. Los ‘fetus in fetu’ no son comunes pero suceden. La biblioteca del Instituto Nacional de Medicina de Estados Unidos tiene un listado amplio de registros de esa anomalía que puede presentarse en 1 de cada 500 mil nacidos vivos. Se trata de una alteración que ocurre en el desarrollo embrionario que impide que las células que son el inicio de dos gemelos no se dividan de manera correcta. El resultado son dos embriones que crecen de forma asimétrica.

En este caso, los cirujanos tuvieron que hacer una doble cesárea, la primera a su madre, a las 37 semanas de embarazo; la segunda, a la bebé para extraer el feto que se alojaba en su vientre.

El Dr. Guillermo Capuya explicó en C5N cómo es que suceden estas anomalías. “Al nacer del mismo óvulo y espermatozoide los gemelos tienen el mismo ADN, el mismo sexo”, aclaró y continuó: “Ahora bien, hay diferentes casos, pueden compartir bolsa y placenta, pueden tener dos bolsas diferentes con dos placentas, puede tener una placenta y dos bolsas, en el caso de siameses esa división (del huevo o cigoto) se produce entre los 15 y 20 días. Pero, si se produce posteriormente a esa fecha puede suceder lo que pasó en este caso. Hablamos ahí de gemelo parásito o ‘Fetus y fetu'”.

Lo extraño de este caso fue que el ecografista fue quien vio al feto y dentro del otro feto, con otro cordón umbilical, dentro de una bolsa propia y rodeado de líquido. “Estos son casos únicos”, reconoció el doctor.

“Lo que no desarrollan los bebés parásito son órganos. Esta bebita dentro de la otra no tenía ni cerebro ni tampoco corazón”, explicó el especialista. Esta situación hacía que no fuese posible que pudiera vivir.

Sobre por qué los llaman “gemelo parásito”, el doctor contó que es porque necesitan del otro hermanito para alimentarse a través de la sangre.

Afortunadamente, tanto la madre como la niña están bien. La beba se llama Itzamara y es la tercera hija de esta mujer.





Comentarios