Mantener una buena energía en nuestros espacios es necesario para la salud de nuestra mente y cuerpo.


Con la llegada de la pandemia, muchos de nuestros espacios en casa cambiaron o adoptaron más de un uso. Y aunque muchas veces no solemos pensar sobre las energías de nuestro entorno, al estar demasiado tiempo en un lugar necesitamos desbloquear algunas de estas energías para poder estar bien en cuerpo y mente.

Las limpiezas energéticas y la re distribución de espacios, potenciado con algunos elementos que llegan de la mano del feng shui, la filosofía china que permite organizar los espacios para mejorar la energía vital, pueden aportar una bocanada de aire fresco para desbloquearnos, respirar hondo y volver al ruedo.

Algunos espacios cambiaron con el homeoffice y tienen que ser compartidos por todos los miembros de la vivienda. (web)

“Siento que la cuarentena en sí misma no es cuarentena es un confinamiento y esto nos traba en un montón de aspectos, energéticamente por supuesto y psicológicamente, ni hablar. Y esto hace que no fluya la energía o que uno sienta que todo es lo mismo. A veces escucho a la gente decir que todos los días son como domingo, y que no son ni domingo porque es un día de alegría, de disfrute, de descanso y no, como que todos los días se sienten igual”, cuenta la astróloga Cecilia González del Blog Astrológico a Los Andes.

Para Graciela Lizzano, especialista en Feng Shui y al frente de Dinámica Habitar, “la gente en cuarentena se encontró en su casa y empezó a prestarle más atención a las energías dentro de su casa, porque también se estancaban, pero como uno se escapaba de su casa por ahí no le prestaba tanta atención a los problemas”.

Es importante renovar las energías del hogar y de los espacios. (web)

“Te puede traer estrés, mal humor, insomnio, cosas que uno piensa que son de la vida normal. Ahora que estamos en casa, estamos todo el día y empezamos a notar que tenemos mal humor, que no nos podemos concentrar, que cuando comemos pensamos en trabajo y tiene que ver con que estamos juntos haciendo todo, en todos lados”, agrega.

Por Fernanda Verdeslago.

Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.





Comentarios