En estos meses en que dormirá su siesta, el mundo natural nos ofrenda los más deliciosos cítricos y momentos para atesorar.


Ha llegado el invierno y con él vendrá el tiempo de podas de rosales y frutales de carozo… Así obtendremos mejores flores y frutos en primavera y verano.

Es una época inmejorable para:

– Hacer estacas de árboles leñosos, guareciéndonos en nuestra cocina en tardes de mate y tortafritas.

Rumbos en casa.

– Cosechar batatas en la huerta y tirarlas al rescoldo de un hogar de leña y luego degustarlas con miel.

– Disfrutar del tibio sol de la siesta y salir al patio a cosechar naranjas y mandarinas con ese olor inconfundible que nos dejan en las manos…

Rumbos en casa.

Olor a invierno, a ropa de lana guardada con aroma a ramitos de lavanda o menta puestos allí para espantar a las polillas. Aroma a jacintos, narcisos y fresias en floreros o en macetas, época de cosechar quinotos para hacerlos en almíbar y comerlos una noche fría de domingo con un chorrito de whisky mientras vemos una película o leemos un buen libro. Todo esto y mucho más nos trae el jardín en invierno. Disfrutemos de sus regalos.





Comentarios