El denim es la tela más atemporal y versátil a nuestro alcance y nos abre un mundo de posibilidades. Teniendo en cuenta un par de detalles y sumando el accesorio justo, nos permite looks sencillos y originales para una salida y la rutina diaria.


Nada es imposible en el mundo de la moda si hablamos de combinar y fusionar. A la hora de elegir un look “jean más jean” debemos tener en cuenta la gran variedad de versiones disponibles. Una alternativa canchera es combinar un jean gastado con una camisa de un azul más claro.

Otra posibilidad es usar dos prendas de un denim semejante, y agregar una tercera de otro género y un color distintos que despegue de esa armonía. En lo personal, prefiero que esa prenda secundaria siga una línea sobria… Por ejemplo, una remera lisa de color neutro. También podés dar ese toque disruptivo a tu atuendo con un accesorio vistoso, como un collar o una vincha.

Aunque el protagonismo se lo lleva el denim, podés elegir accesorios que lo destaquen sin competir, como una vincha de colores alegres o una gargantilla metálica.

Rumbos en casa.

El jean con jean tiene el curioso poder de darnos un aire retro y a la vez moderno. Si las tonalidades que elegís son similares, podés buscar algún detalle en las prendas, por ejemplo, incorporar bordados en la campera o el pantalón. Las tachas son otra de las tendencias que van a visitarnos esta temporada… ¡Buena oportunidad para buscar en armarios de abuelas y madres!

Rumbos en casa.





Comentarios