El felino atravesó una intervención quirúrgica que lo dejó sin poder ver.


Jim se llama el gato que enterneció a todos en las redes sociales por su comportamiento tras haber sufrido una intervención quirúrgica que lo dejó ciego. Su dueño, un croata llamado Volodymyr Stelmakh, fue el encargado de contar su historia.

Tanto a Jim como a Leia, la gata que tamién convive con ellos, los rescataron de un departamento en llamas. Como el humo entró demasiado en sus ojos, el felino debió someterse a una operación que lo hizo perder la vista. Pero lo sorprendente es cómo el gato logró adaptarse a su nueva situación.

​En un hilo de Twitter su dueño contó cómo fue su desarrollo: “Cuando Jim y yo volvimos a casa desde la clínica y lo liberé del vehículo, se acostó y se quedó donde lo dejé. Debemos entender que pasó tres meses en la veterinaria. El gato ha perdido contacto con el espacio“, comenzó el relato.

Pero el felino fue mejorando rápidamente: “Comenzamos a caminar poco a poco. Le puse una palma en la cara, la toqué y la evité, y él la alcanzó. Al mismo tiempo, hablaba constantemente con él. En unos minutos llegamos desde el pasillo a la cocina”.

“En general, su movimiento se basa en el principio de una aspiradora robot. Primero escanea el terreno, moviéndose con cuidado y gradualmente, y luego lo recorre de memoria”, explicó.





Comentarios