Viralizan imágenes de una violenta pelea entre alumnos de un colegio de Rosario

La pelea sucedió frente al Hospital Roque Saenz Peña
La pelea sucedió frente al Hospital Roque Saenz Peña Foto: Captura

La pelea terminó con adolescentes de entre 15 y 16 años suspendidos y la intervención de funcionarios del ministerio de Educación provincial.

Una feroz pelea ocurrida el 11 de noviembre entre alumnos del tercer año la escuela Luis María Drago, ubicada en la zona sur de Rosario, obligó la intervención de funcionarios del Ministerio de Educación de la provincia, que ahora deberán decidir qué pasará con los estudiantes involucrados.

La situación sucedió un viernes al mediodía en la zona de Buenos Aires al 5300. Según lo que se pudo constatar, se trata de 15 estudiantes del turno mañana del colegio que se enfrentaron frente al Hospital Roque Saenz Peña. Las autoridades alegan que fueron alertadas cuando ya había terminado la trifulca y que citaron a los padres de los jóvenes al lunes siguiente para charlar sobre lo ocurrido.

“Cuando nos mostraron el video, empezamos a detectar a quienes estuvieron involucrados en la pelea. Al lunes siguiente se los convocó a los chicos con los padres. Tuvieron una reunión con la vicedirectora y el cuerpo directivo de la escuela. Se les notificó que toda esa situación se iba a informar a la Supervisión y al Equipo Socio Educativo del Ministerio de Educación”, explicó Guillermo Ruiz, secretario y docente de la Escuela Drago.

Qué motivó el conflicto entre alumnos de la escuela drago

En cuanto a los motivos de la pelea, las autoridades apuntan a un cruce de comentarios en redes sociales. Con los días, la situación escaló en violencia, pero los directivos escolares sostienen que los alumnos no dieron indicios de que pudiera desatarse una pelea, al menos dentro del recinto escolar.

Fue un hecho grave, el video lo muestra y lo que se hizo desde la escuela fue trabajar el tema en las clases. Se aprovecharon los actos que hubo esta semana para hablar sobre la convivencia y que la resolución de los problemas debe ser a través del diálogo y no un acto violento. Estamos en un contexto de mucha complejidad, con la violencia muy presente y el problema es que los chicos lo resuelven a golpes y no con diálogo. Ante el más mínimo conflicto, arrancan las piñas”, lamentó Ruiz.

La situación de los jóvenes suspendidos se decidirá este viernes. Mientras tanto, la escuela decidió que continúen el ciclo lectivo en un formato en el que sólo asisten al recinto para consultas o a pedido de los profesores. “No se puede expulsar a nadie”, afirmó Ruiz, y sostuvo: “Se puede pedir un cambio de turno. Expulsarlos es sacarnos la responsabilidad de encima, y la idea es tratar el tema

Temas Relacionados