Se mantiene el corte del servicio de transporte para personas con discapacidad a afiliados al Pami, ante la falta de respuesta de las autoridades a las enormes irregularidades en la cadena de pago.

Desde el Foro Permanente Para la Promoción y la Defensa de los Derechos de las Personas con Discapacidad denuncian que el Pami “abandonó a los transportistas para personas con discapacidad”. En ese sentido, transportistas nucleados en Atraes se movilizaron a las puertas del Pami Rosario en reclamo de respuestas.

Desde el comienzo de la crisis sanitaria por coronavirus, los transportistas para personas con discapacidad “tomamos el compromiso de asistir y acompañar a uno de los siete grupos de riesgo decretados por la Resolución 627/2020 del Ministerio de Salud de la Nación (las personas con discapacidad), exponiéndose así al contagio pero garantizando el acceso pleno a las prestaciones fundamentales de este colectivo”, indicó Pablo Bolego, presidente de Atraes.

De esta manera, “logramos cumplir con la asistencia durante el confinamiento cobrando meses correspondientes a la pre pandemia”, agregó. Según los transportistas el Instituto de los Jubilados paga solo el 20% de las prestaciones y “fue el único financiador que, pese a formar parte del Sistema Único de Prestaciones Básicas para personas con discapacidad, no reconoció el pago del 100 % de lo autorizado por el Instituto a los prestadores de transporte”, puntualizó.

“Es urgente que el Pami regularice la cadena de pagos y reconozca el 100% de lo autorizado por el propio organismo. En varias provincias del país el servicio de transporte ya se ha caído, y si la situación continúa sin respuesta, muchos más trabajadoras y trabajadores se verán obligados a dejar sus puestos de trabajo, con todo lo que ello implica”, exigieron los transportistas.

“Nos encontramos en un punto límite de emergencia. Los transportistas que han logrado subsistir hasta el momento necesitan una respuesta favorable de manera urgente”, cerraron desde Atraes.