Rosario Central jugará como local en el estadio Gigante de Arroyito su partido ante Deportivo Táchira de Venezuela por la Copa Sudamericana el 22 de julio. Así se confirmó luego de la autorización recibida por la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC).

//Mirá también: Giovani Lo Celso envió mensaje de apoyo a Christian Eriksen tras su internación

La ANAC autorizará a la delegación visitante a continuar vuelo hacia la ciudad de Rosario, luego de ingresar al país por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, por lo que Central volverá a jugar en su cancha el próximo 22 de julio.

Cabe recordar que el Canalla sólo jugó de local por la Copa contra San Lorenzo, al que venció 2-0, pero luego debió jugar en el estadio de Banfield en la victoria por 5-0 sobre Huachipato de Chile y en el empate sin goles contra 12 de Octubre de Paraguay porque los aeropuertos del interior permanecen cerrados por las restricciones.

El reglamento de la Conmebol exige que el estadio esté a una distancia de hasta 150 kilómetros de la terminal aérea de ingreso al país. “La autorización de la ANAC está al caer, esta gestión se destrabó desde el partido con Chile por las eliminatorias, cuando la ANAC autorizó a la delegación chilena a seguir el vuelo hasta Santiago del Estero, después de ingresar por Ezeiza, y de volver directamente desde Santiago del Estero hacia su país”, informó el secretario de Central, Guillermo Hanono, a Télam.

//Mirá también: Ángel Di María le puso cumbia a la foto grupal previa al duelo con Colombia

En la primera fase de la Copa Sudamericana, los dirigentes canallas hicieron gestiones ante la Conmebol, la AFA, la ANAC, el Ministerio de Salud de la Nación y el Gobierno de la provincia de Santa Fe, pero no lograron que les permitieran a las delegaciones chilena y paraguaya continuar viaje desde Ezeiza hasta el Aeropuerto Islas Malvinas, de Rosario.

Los dirigentes del club del barrio de Arroyito hasta ofrecieron a sus pares guaraníes pagarle dos noches de hotel en Rosario a la delegación de 12 de Octubre, además del vuelo chárter ida y vuelta entre Ezeiza y Rosario, pero ni así consiguieron salvar la localía.