Rosario Central enfrentará a Deportivo Táchira en los octavos de final de la Copa Sudamericana, según lo determinó el sorteo realizado este martes por la Conmebol. El primer encuentro se disputará el 15 de julio en la ciudad venezolana de San Cristóbal, y la revancha será el 22 del mismo mes en Rosario.

“Vamos a jugar en Venezuela, así que tenemos un viaje muy largo hasta San Cristóbal”, dijo el vicepresidente primero del club, Ricardo Carloni, tras el sorteo. La idea de la dirigencia es jugar el partido como local en el Gigante de Arroyito, pero en caso de que Táchira se niegue a viajar a Rosario, podría volver a tomarse como local la cancha de Banfield.

El tema está en ver si para esa fecha continúan o no las restricciones para los aeropuertos del interior del país, que por ahora están cerrados para vuelos internacionales. Cabe destacar que Central es el único equipo argentino de la Sudamericana que jugó un solo partido como local en su estadio, cuando venció 2-0 a San Lorenzo, ya que luego perdió la localía y debió jugar contra Huachipato de Chile y 12 de Octubre de Paraguay en el Florencio Sola.

En este punto, Carloni aseguró que “hicimos todas las gestiones posibles, ante la provincia de Santa Fe, la ANAC (Asociación Nacional de Aviación Civil), la Conmebol, la AFA y hasta les ofrecimos a Huachipato y 12 de Octubre pagarles el chárter ida y vuelta Ezeiza-Rosario y dos noches de hotel, pero ni así pudimos jugar en el Gigante. Espero que ahora las gestiones lleguen a buen puerto y seamos locales en nuestro estadio”, manifestó el dirigente a Télam.