La empresa Pedidos Ya deberá reincorporar a una trabajadora por orden de la Justicia rosarina. Según la medida cautelar dictada en los Tribunales provinciales, la compañía incumplió los decretos del Poder Ejecutivo nacional que limitan los despidos durante la emergencia económica y sanitaria.

La magistrada Paula Verónica Calace Vigo consideró en su fallo que la desafectación de la joven -en condición de monotributista- “colocó a la actora en una situación de total desamparo”.

La empleada quedó desvinculada en noviembre e inició acciones legales con el patrocinio de la Asociación Empleados de Comercio (AEC). El gremio solicitó una “medida cautelar innovativa de reinstalación a su puesto de trabajo”, que este miércoles fue resuelta a su favor.

El abogado del sindicato mercantil, Federico Thompson, opinó ante la consulta Télam que fue “trascendental” la resolución para brindarle “tutela judicial efectiva” a la trabajadora. Al respecto, destacó que se le dio “acceso al fuero a una monotributista, que no es una empleada en relación de dependencia”.

Los repartidores necesitan acceso a la aplicación para poder tomar pedidos. (Ignacio Blanco / Los Andes)Ignacio Blanco | Los Andes

El letrado explicó que la chica trabajaba once horas diarias toda la semana con un ingreso promedio de 32 mil pesos y que la jueza tuvo en cuenta el contenido de los decretos 329 y 891 de 2020, que limitan los despidos sin causa durante la emergencia por la pandemia de coronavirus.

“También tuvo en cuenta el certificado de circulación que gestionó la empresa para la chica como trabajadora esencial”, añadió Thompson, y explicó que la facturación de la empleada era correlativa y tenía como único cliente a “Repartos Ya”, el nombre legal de la aplicación PedidosYa.

La medida ordena “reinstalar en su puesto de trabajo” a la joven “dentro del plazo de tres días desde que se le notifique la presente resolución judicial y mientras dure la vigencia temporal” de prohibición de despidos sin justa causa.

La desvinculación se produjo mediante el bloqueo de acceso a la aplicación que tienen los repartidores -lo cual le impide trabajar- y el envío de un mail “en el que le expresan cuál había sido la decisión de la empresa”, señaló el abogado.

El fallo expresa además que la mujer “trabajaba a la intemperie utilizando espacios públicos (plazas, etcétera) sin lugar físico para descanso, aseo o realizar sus necesidades fisiológicas”.