La bajante del río Paraná parece no tener fin. Después de un año y medio sumamente crítico, se habían recuperado algunos centímetros en el inicio de 2021, pero ahora acumula tres meses consecutivos de caída. La altura promedio en Rosario bajó a 0,9 metros, cuando la media histórica para el mes es 3,4 metros.

//Mirá también: Se remató el primer lote de soja de la campaña 2020/2021

Esta situación complica la logística de transporte por la Hidrovía Paraná-Paraguay, y la Bolsa de Cereales de Entre Ríos alertó que el escenario “es grave” e “igual o peor que el año pasado”, cuando el río Paraná mantuvo niveles muy por debajo del de aguas bajas y cerca de la altura de menor caudal de la historia.

El río Paraná viene de tener una de las mayores bajantes de la historia. (Agroentregas)

“La perspectiva que se agudice la bajante del río en las próximas semanas comienza a despertar el temor que se resienta el embarque de maíz tardío o de segunda, el grueso de cuyas descargas se realiza entre los meses de julio y agosto”, advirtió por su parte la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

//Mirá también: La bajante del Paraná quedó atrás y Rosario perdió 25 metros de playa pública

La bajante del río Paraná pone una luz de alarma sobre las exportaciones argentinas, y contribuye a la suba de los precios de los principales granos en el Mercado de Chicago. En ese sentido, en diálogo con Télam, el analista de mercados de la BCR, Guido D’Amico, explicó que “cuando baja el río los barcos cada vez pueden cargar menos y los costos logísticos suben mucho”.

Por su parte, el responsable del Departamento de Análisis de Mercado de la corredora Grassi, Ariel Tejera, consideró como una “posibilidad” que la bajante del Paraná sea un factor que presione los precios a nivel internacional. “Por cada pie de profundidad que se pierde, entiendo que cae entre 1.500 y 2.000 toneladas de capacidad de carga de los buques dependiendo el tamaño”, estimó Tejera.