Como era de esperarse, la previa del partido entre Boca Juniors y Newell’s Old Boys estuvo atravesada por la tristeza tras la muerte de Diego Maradona. Así lo vivió Maxi Rodríguez, capitán visitante y dirigido por el ídolo en la Selección Nacional, quien no pudo contener las lágrimas durante el homenaje en la Bombonera.

La “Fiera” salió a la cancha con un brazalete especial para recordar la etapa del exfutbolista como jugador rojinegro. Además exhibió una réplica de la casaca que vistió ídolo en 1993, la misma que utilizó Lionel Messi para rendirle tributo en España durante el encuentro entre Barcelona y Osasuna.

Formado con árbitros, compañeros y rivales en el círculo central, el ex Liverpool y Atlético Madrid se emocionó cuando llegó la hora de escuchar la canción “La mano de Dios” en el Estadio Alberto J. Armando. Así y todo, continuó con los aplausos y después vino el momento de defender los colores de la Lepra por los puntos.

Rodríguez, de 39 años, vistió la camiseta argentina entre 2003 y 2016. En ese período, Maradona lo dirigió durante su ciclo como seleccionador y lo llevó a Sudáfrica en 2010. Ese fue uno de los tres mundiales que disputó el rosarino, incluyendo el subcampeonato en Brasil 2014.