La aceleración de los contagios de coronavirus en Rosario desde las fiestas de fin de año ya empezó a afectar al sistema de salud. En la primera quincena de 2021, la ocupación de camas críticas subió más del 15% en paralelo con la mayor demanda de atención a víctimas de siniestros viales y otras patologías.

Según el último informe de la Municipalidad sobre el funcionamiento de las áreas de terapia intensiva, la red pública actualmente está trabajando por encima del 70 por ciento de su capacidad, cuando el 3 de enero lo hacía al 59%. En el sector privado el salto fue mayor: las internaciones aumentaron del 58 al 76 por ciento en 12 días.

Este sábado, el Ejecutivo informó que hay 4.683 pacientes de COVID-19 activos en la ciudad. Este indicador se encuentra en un nivel similar al de fines de septiembre, casi un mes antes del pico máximo registrado desde el inicio de la pandemia. Sin embargo, en ese momento el sistema sanitario tenía una ocupación superior al 90%. A su vez, más del 40 por ciento de los casos correspondían a personas infectadas con el nuevo virus.

Este sábado, las autoridades reportaron 351 contagios nuevos y ya son 73.374 las personas que contrajeron la enfermedad en Rosario. Asimismo se informó la muerte de un joven de 26 años entre ocho fallecimientos, de modo que hasta el momento se confirmaron 1.658 víctimas fatales.