Crimen del policía Leoncio Bermúdez en Rosario: un detenido y menores de edad involucrados

Un joven de 22 años será llevado a audiencia imputativa bajo la sospecha de haber ejecutado los disparos que mataron al suboficial.

El subinspector de policía, Leoncio Bermúdez (40), fue asesinado de dos balazos en Rosario.
El subinspector de policía, Leoncio Bermúdez (40), fue asesinado de dos balazos en Rosario. Foto: Círculo Argentino de Seguridad

Un joven de 22 años quedó detenido este miércoles, en el marco de la investigación por el crimen del policía Leoncio Bermúdez el pasado 14 de noviembre en el Hospital Provincial de Rosario. El sospechoso será llevado a audiencia imputativa para determinar su responsabilidad en el homicidio que despertó reclamos por seguridad en los trabajadores del nosocomio.

“Hoy se detuvo a un hombre de 22 años de edad, quien, de acuerdo a la investigación llevada a cabo, podría llegar a reunir las características de la persona que nosotros estamos buscando y tuviera participación en el homicidio que tuviera como víctima al subinspector Leoncio Bermúdez en el Hospital Provincial”, indicó el jefe de la Policía de Investigaciones (PDI), Natalio Marciani.

Y agregó: “Según nuestra investigación, este joven fue quien efectuó el disparo. Nosotros teníamos una orden de detención para una persona que teníamos identificada como posible partícipe. Hoy, a través del Área Homicidios, después de varios días de búsqueda de esa persona, finalmente se produjo la detención”.

El funcionario policial detalló que además hay dos menores involucrados.

¿Cómo fue el crimen del policía leoncio bermúdez en rosario?

Los autores del crimen de Leoncio Bermúdez entraron al Hospital Provincial de Rosario a buscar a Gabriel Guillermo Lencina. El joven de 29 años fue condenado por homicidio en 2017 y tiene tuberculosis.

El preso estaba alojado en el nosocomio de Leandro Alem y Zeballos desde el lunes. Según fuentes oficiales, en el centro de salud de la Unidad Penitenciaria 11 no podían tratar el cuadro de neumonía que le diagnosticaron.

Hay dos posibilidades: quisieron arrancarlo o matarlo”, deslizó el ministro de Seguridad provincial de ese momento, Claudio Brilloni, sobre la relación de los delincuentes con Lencina. Lo cierto es que los los custodios impidieron su ingreso a la sala de internación, de modo que emprendieron la huida a los tiros. En la escena del crimen quedaron seis vainas servidas.

Después del forcejeo con los agentes penitenciarios, los dos agresores abrieron fuego dentro del efector. Cuando salieron a calle Zeballos, uno de los maleantes chocó con Bermúdez y le disparó dos veces para sacárselo de encima.

Temas Relacionados