Una semana después del estremecedor asesinato de un imputado y testigo en la causa, la Justicia rosarina condenó a 4 años de prisión a otro integrante de la banda cuyo liderazgo atribuyen a Esteban Lindor Alvarado. Se trata del hermanastro del presunto narcotraficante, señalado como el responsable de manejar las empresas de la organización criminal.

//Mirá también: Asesinaron a un testigo clave de la causa contra Esteban Alvarado que ya había sido atacado

El procedimiento abreviado fue homologado este martes en una audiencia en la que Gustavo Fernando Ramos reconoció haber pertenecido a la asociación ilícita que comandaba su pariente. El “Tuerto” se entregó en junio de 2019, seis meses después de la captura de uno de los delincuentes más buscados por las autoridades.

Según fuentes oficiales, el hombre de 49 años estaba a cargo de administrar los negocios de la banda de Alvarado y también daba órdenes a quienes trabajaban en ella. Mediante un entramado de empresas comerciales y unipersonales generaba recursos para la organización delictiva.

//Mirá también: Investigan saga de balaceras ligadas al presunto jefe narco Esteban Alvarado

La pesquisa a cargo de los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra se enfocó en la actividad de cinco firmas: Toia SRL, EDRA SRL, Logística Santino SRL, Logística TSC y Sagrado Corazón de María. Por otra parte establecieron que Ramos daba instrucciones sobre el registro de los bienes adquiridos, las operaciones en moneda extranjera y la facturación de los servicios declarados.

A la hora de describir su rol en la asociación ilícita, las autoridades subrayaron que el hermanastro de Alvarado estaba a cargo de conseguir viviendas para otros miembros. Dentro de sus tareas habituales añadieron el pago a informantes y la manipulación del dinero en el que se mezclaban réditos de delitos y negocios legales.

El “Tuerto” tenía domicilio en Capitán Bermúdez y había sido imputado hace más de dos años. La investigación determinó que había tomado la posta luego de la captura del supuesto jefe y en la primera audiencia había quedado bajo prisión preventiva por el plazo de ley. En esta nueva instancia, el juez Hernán Postma aceptó el acuerdo entre el Ministerio Público de la Acusación (MPA) y el defensor Fernando Arias Caamaño para dictar la condena.