El juvenil Nicolás Castro firmó su primer contrato profesional con Newell's. El dato no sería muy relevante de no ser porque el juvenil se hizo famoso por haber estado a punto de irse a Boca.

Castro había deslumbrado a todos, incluido Juan Sebastián Verón, en un viaje que hizo con la Selección mayor para integrar el equipo de sparring. A la vuelta de esa excursión a fines de 2017, se negó a firmar el contrato con el club rojinegro. Días después se supo el motivo: Boca le había ofrecido sumarse a sus filas, y tanto él como su familia son bosteros.

La bronca de los hinchas de Newell's, que veían cómo el Xeneize se llevaba gratis a un prometedor jugador que ya era sparring de la Selección, llevó a la dirigencia primero a acordar un traspaso por u$s120 mil, y luego a frenar la operación.

Semanas después el chico viajó a Italia para hacer una prueba en la Roma y también Benfica se mostró interesado en el enganche que ya tiene 18 años. Se hablaba de un pase de u$s600 mil, algo que en el Parque veían con muy buenos ojos, ante la durísima crisis económica por la que pasaban, y que todavía no está superada, aunque sí atemperada.

Pero lo cierto es que Castro no cumplió con las expectativas de los europeos y tuvo que retornar a Rosario. A partir de entonces empezó a tener más participación en la Reserva de Héctor Bidoglio, que ahora podría hacerlo entrenar con la Primera. Lo concreto es que Castro firmó un vínculo hasta junio de 2022.