La Fiscalía solicitó que los tres imputados por el caso sean procesados y continúen bajo prisión preventiva.


La investigación sobre el resonante secuestro extorsivo de un vendedor de autos de la comunidad gitana avanzó la semana pasada en la Justicia federal rosarina con el pedido de procesamiento para los tres imputados que figuran en la causa hasta el momento.

Los sospechosos fueron arrestados a un mes y medio del golpe en el que Colián M. fue retirado a punta de pistola de una concesionaria de la zona sur por un grupo de delincuentes que lo subió a un Nissan Note y escapó acompañado por un Volkswagen Suran.

Si bien se confirmaron múltiples detalles sobre la maniobra de los ladrones, lo más llamativo es que los propios fiscales aún no pudieron establecer si la familia del comerciante pagó el rescate que habían exigido mientras mantuvieron a la víctima privada de su libertad. Si bien se sospechaba en principio que habían exigido una suma millonaria, las pruebas recabadas hasta el momento no permitieron esclarecer el final de la negociación.

Más allá de este punto, Adriana Saccone y Santiago Marquevich solicitaron mantener bajo prisión preventiva a los acusados como coautores del delito agravado por el número de intervinientes y por resultar la víctima mayor de 70 años. A eso le sumaron acusaciones por lesiones leves en perjuicio del hijo del secuestrado, a quien golpearon y robaron antes de retirarse. En la misma causa también se investiga un presunto encubrimiento por el uso de vehículos robados en provincia de Buenos Aires.

El empresario fue liberado cerca del Parque de la Independencia la noche del 3 de septiembre y desde allí se tomó un taxi para regresar a su vivienda. Mientras estuvo retenido le quitaron su celular y unos 15 mil pesos que tenía en su bolsillo.






Comentarios