En el cierre de un amplio operativo con 97 allanamientos en barrio Municipal, el ministro de Seguridad santafesino Maximiliano Pullaro sostuvo este jueves que la intervención intenta "pacificar completamente" la zona y señaló un retroceso en la presencia de narcotraficantes en la ciudad.

"Ya no hay más estructuras fortificadas en Rosario. Son puntos de venta que van rotando y hace más difícil llegar en el tiempo que uno espera", sostuvo el funcionario sobre el procedimiento en el que detectaron construcciones irregulares cerca de Grandoli y Gutiérrez.

Si bien apuntó que no encontraron bunkers durante la intervención, el ex diputado provincial subrayó que dieron con "un lugar donde se aguantaban armas de fuego". Al respecto, la fiscal Viviana O'Connell enumeró el secuestro de un arsenal que incluye 5 pistolas, una escopeta Ithaca, dos handys con frecuencia policial, 850 municiones calibre 9 milímetros, una caja de proyectiles .45 y hasta una picana.

Mientras finalizaba el despliegue de 300 efectivos provinciales y otros 400 federales, el dirigente radical adelantó que "ahora viene la faz de trabajo más intensa" y deberán "sostener la intervención de otras partes del Estado".

Mientras concluían los procedimientos ordenados por la Justicia federal y autoridades del fuero provincial, el fiscal Matías Edery confirmó el arresto de una persona buscada por homicidio a partir de un pedido de su colega Luis Schiappa Pietra. En este sentido aclaró el sospechoso no fue hallado en el sector delimitado para el operativo sino en un domicilio aledaño.