En una audiencia este lunes la petrolera estatal en alianza con Dapsa logró igualar la oferta de la firma holandesa Trafigura y toma el control de los bienes que pertenecieron a Cristóbal López.


Finalmente la alianza formada por la petrolera estatal YPF y Dapsa, fue la que se quedó con el control de la Refinería San Lorenzo y demás activos de Oil Combutibles, la empresa que perteneció al empresario Cristóbal López y que estaba en proceso de quiebra.

La definición fue rubricada este lunes por el juez en los comercial Javier Cosentino en el marco de una audiencia en la que la que los únicos dos operadores interesados en quedarse con la compañía en liquidación hicieron públicas sus ofertas en dólares.

“Siguiendo las condiciones del pliego YPF-Dapsa era la que ofrecía la base ya que fue designada por el mismo magistrado como continuadora hasta que se confirmara quién se quedaba con los activos. Ofrecieron 42 millones y medio de dólares”, relató Héctor Brizuela, secretario de Asuntos Legales del Sindicato Unidos Petroleros e Hidrocarburíferos (Supeh), sobre lo que ocurrió en el inicio de la audiencia.

A su turno, la holandesa Trafigura -la otra petrolera en pugna- elevó la cifra y ofreció 45 millones de dólares por Oil. “El pliego definía que YPF-Dapsa podía igualar el monto y así lo hizo, hecho que derivó en que Trafigura subiera a la suma a 85 millones de dólares”, indicó Brizuela en contacto con Vía Rosario.

La negociación cerró cuando YPF-Dapsa volvió a igualar la oferta de Trafigura, siguiendo los parámetros del pliego, hecho que finalmente homologó la operación en favor del tándem argentino”, mencionó el referente gremial.

Con la confirmación de la operación, ahora se abre el interrogante sobre el plan de negocios que tienen entre manos la empresa estatal asociada a la firma privada argentina Dapsa, algo que todavía no está del todo claro. “El plan del sindicato es reunirnos con quienes se quedaron con los activos para esclarecer cuál es el futuro”, adelantó Brizuela.

“Vamos con tres premisas a la reunión. En primer lugar conocer fehacientemente cuál es el plan de negocios en relación a los activos que acaban d e adquirir. En segunda instancia, insistir en que se absorba a la totalidad de los 250 empleados de la Refinería San Lorenzo y por último, saber si la refinería en cuestión va a operar o va a mantenerse sin funcionamiento como hasta ahora”, enumeró.

Desde julio, cuando el juez dispuso que sea YPF la continuadora para administrar los activos de Oil hasta que se resolviera la quiebra, la petrolera de bandera operó los muelles del puerto, la zona de carga y descarga de camiones y la distribución de producto a través de Dapsa en la red de estaciones de Oil. “En relación a la refinería se mantuvo sin actividad aunque garantizando el control,. ambiental de la infraestructura industrial. Ahora queremos saber si hay chances de que se vuelva a procesar crudo”, puntualizó Brizuela.




Comentarios