La apertura de un sumario por la gran cantidad de denuncias en su contra por estafas llevó a Vicentin a dejar la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). La empresa anunció en esos términos su renuncia y adujo que hay directivos de la entidad que tienen un conflicto de intereses como acreedores en el marco del concurso preventivo tras el default.

La firma dio a conocer su alejamiento en una carta en la que señaló que los responsables de la entidad no tuvieron "una actitud de prudencia o equidistancia" frente a los reclamos que detonó la cesación de pagos de diciembre. "Hubiera sido deseable que investigaran en forma previa a esta apresurada decisión", plantearon.

Hace apenas un año, BCR tenía como presidente a Alberto Padoan, una de las principales figuras de Vicentin, quien completó su mandato tras la licencia que se tomó cuando lo procesaron en la causa de los cuadernos. El panorama cambió drásticamente desde entonces y ahora la cerealera apuntó contra una "multitud de fantasiosos denunciantes" que tiene "mayor repercusión en medios periodísticos" que en el terreno judicial.

El documento lleva la firma del apoderado Santiago Ramos y está dirigida al reemplazante de su suegro y actual titular de la institución, Daniel Nasini. La misiva da cuenta de que la renuncia de la empresa es "indeclinable" y así busca quedar a resguardo de la sanción disciplinaria que podía caberle como asociada.