Para el lunes se espera una máxima de 38 grados y nuevas tormentas antes de que baje la temperatura.


Además de las restricciones sanitarias por la pandemia de coronavirus, en Rosario el Día de la Madre promete complicaciones en materia meteorológica. Según el pronóstico oficial, la máxima prevista para este domingo es de 37 grados y recién el martes se espera que el calor afloje en la región.

Prohibidas las reuniones en domicilios particulares, en la ciudad aún se permiten las caminatas recreativas en un radio de 500 metros y la salida a locales gastronómicos con prioridad para el uso de mesas al aire libre. En esta ocasión se suma como inconveniente extra la altísima temperatura y el cielo parcialmente nublado durante la tarde con viento norte.

El panorama para el lunes no es mucho más alentador. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anticipa que el termómetro puede llegar a marcar 38 grados. A partir de la tarde se prevén cambios similares a los del sábado: tormentas aisladas, fuerte viento desde el sudeste y ráfagas de hasta 50 kilómetros por hora.

Al día siguiente se calcula que continuarán las lluvias y Rosario tendrá una semana gris por delante. Eso sí, aunque se esperan días nublados, también anuncian que la temperatura descenderá y el piso estimado es el miércoles con 15 grados de máxima.




Comentarios